Los días que Singapur desapareció.

Relato de como viví el mayor atentado contra el medio ambiente del que he sido testigo.

Singapur
20/junio. Inquietante mujer camina por los túneles de la ciudad


Cuando el piloto comentó por la megafonía del Airbus, que existía la posibilidad de abortar el aterrizaje debido a la baja visibilidad por humo en el aeropuerto, todos los pasajeros giraron sus cabezas hacia las ventanillas del avión. 

 

Aun estábamos muy alto y no se podía apreciar el humo del que hablaba el comandante, pero nos preguntábamos de donde vendría.

 

Unos minutos después la aeronave tomaba tierra con un suave impacto, fue ahí cuando casi todos dimos un brinco pues ninguno de los pasajeros habíamos advertido que la tierra estuviera tan cerca. Realmente apenas había visibilidad. Desde la pista, los aviones aparcados en sus pasarelas casi no se distinguían y el edificio terminal era un borrón nebuloso en el que no se podían apreciar detalles.



Bahía de Singapur
20/junio. Singapur desaparece ante mis ojos

Es 20 de junio de 2013 son las 09:00 de la mañana y acabo de llegar a Singapur, paradójicamente una de las ciudades con el cielo más limpio del mundo, que sin embargo desconoce lo que acontecerá durante las siguientes jornadas.


Unos días antes, los agricultores indonesios, como cada año por estas fechas, empiezan la quema de terrenos para prepararlos para la siembra. Es una técnica agrícola que se repite desde tiempos inmemoriales, sin embargo, este año se ha descontrolado y las condiciones climatológicas han hecho que todo el humo de miles de hectáreas calcinadas se dirija hacia la vecina Singapur.... y que se quede allí.



Humo en Singapur
20/junio. El humo cubre toda la ciudad

Son las 11:00 de la mañana, el índice PSI que mide la cantidad de partículas sólidas en el aire está en 371. La OMS advierte que más de 50 puede ser perjudicial para la salud.

 

La noticia ha saltado a los medios internacionales y la CNN está emitiendo conexiones en directo desde la ciudad para informar de la evolución. Todas las televisiones del mundo abren sus informativos matinales con la noticia, aquí la gente no habla de otra cosa, y pese a la buena educación que los Singapurenses en petit comité maldicen a sus vecinos indonesios. Entienden que ellos no tienen porqué pagar los platos rotos de una técnica agrícola muy poco respetuosa con el medio ambiente. El humo también está afectando al sur de Malasia y llega a notarse claramente en Kuala Lumpur.



Singapur
20/junio. Al atardecer, el humo se torna naranja intenso

Las previsiones climatológicas para los próximos días no son nada buenas, el viento asola Sumatra, origen de los fuegos, y los incendios se están descontrolando.

 

Al caer la tarde las condiciones no han mejorado y el cielo se ha teñido de naranja marciano. La ciudad entera huele a humo. Es difícil respirar pero como hace menos calor la gente se ha animado a salir, y se empieza a ver vida en las calles.

 

Ya con noche cerrada la iluminación de los edificios va ganando la batalla de la visibilidad. Empiezan a lucir su majestuosidad, aunque opaca, sin brillo, atenuada, pero sus luces potencian los detalles y recuerdo haber pensado lo increíble que debe ser esta ciudad con un cielo azul y nubes algodonosas.



21/junio/2013. Un día que no querrán recordar en Singapur
21/junio/2013. Un día que no querrán recordar en Singapur


Día 21, me despierto temprano, voy a la sala común del Hostel en el que me hospedo y el plasma de 42 pulgadas bombardea a tres jóvenes mochileros con las imágenes del amanecer en la ciudad. Son apocalípticas, en la pantalla el Channel News Asia informa online del índice PSI, estamos en 401, índice “muy peligroso para la salud”. Es el quinto día consecutivo que se bate el récord de polución en la ciudad.

 

La Tv no deja de escupir noticias relacionadas. El gobierno de Singapur ha presentado una queja formal ante el de Indonesia, y este ha contestado que “están reaccionando como niños con tanta agitación”, irritando más si cabe a los afectados singapurienses.


Singapur
21/junio. El aire era irrespirable, los ojos picaban, la piel se resecaba. Todo el mundo encerrado en sus casas.

Channel News Asia TV informa del índice PSI, estamos en 401. Es el quinto día consecutivo que se bate el récord de polución en la ciudad.



Las imágenes que se ven por televisión son de una ciudad vacía, con muy poca gente en la calle, y los pocos que se ven llevan la cara cubierta con máscaras. El Gobierno informa que hay un stock de 8 millones de mascarillas preparadas para ser distribuidas entre la población, pero la realidad es otra. Las tiendas las tienen agotadas, y los “Watson” lucen carteles pegados a las cristaleras que dicen “Mask Sold Out”.

Todos los hospitales están saturados atendiendo un aumento considerable de casos de asma y problemas pulmonares, oculares y de piel.

 

Nadie sabe cuando va a parar está locura, las previsiones meteorológicas no contemplan lluvia ni cambio de los vientos, y en Sumatra el fuego lejos de controlarse parece que cada vez va a más.


Singapur
21/junio. Cuartel General de la Policía de Singapur. Casi invisible pese a su colorido.


Ante la presión de sus vecinos Indonesia informa que ha activado todos sus efectivos para combatir el fuego e incluso el ejército se ha involucrado en la extinción. Son más de 3.000 hectáreas las que permanecen ardiendo en este momento.

 

El gobierno Indonesio exculpa a sus agricultores y señala con el dedo directamente a ocho multinacionales extranjeras que poseen plantaciones de aceite de palma en Sumatra. Tres de ellas son empresas con sede en Singapur “Wilmar International Ltd”, “Golden Agri-resources Ltd” y “First Resources Ltd” que rápidamente han reaccionado comunicando que cuentan con una política de quema cero y que únicamente utilizan medios mecánicos para la limpia de terrenos.



Singapur
La gente utilizaba máscarillas hasta en el interior de los centros comerciales
Las mascarillas se agotaron en las tiendas y la gente se cubría como podía
Las mascarillas se agotaron en las tiendas y la gente se cubría como podía
Singapur
Poca gente en las calles, y todos preocupados y con prisa.


La situación se tensa a nivel diplomático, el pueblo de Singapur, pese a ser paciente, quiere que esta locura acabe ya y que no se vuelva a repetir. Se reúnen los ministros de Medio Ambiente de ambos países para estudiar las medidas a adoptar.

 

El humo y el calor obliga a la gente a hacer vida dentro de los centros comerciales. Son grandes superficies, muy grandes, que están atestadas de gente. Jamás en ningún otro lugar he visto tantas colas para comer en restaurantes, o simplemente para entrar dentro de las tiendas. No conozco esta ciudad sin humo, pero estoy convencido que es una causa directa.

 

A mitad de la tarde del día 21 el viento parece que ha limpiado un poco la ciudad y las televisiones informan de un dato menos malo, PSI en 142. Un respiro para todos, nunca mejor dicho. A última hora de la tarde volvería a empeorar, dejando de nuevo color marrón ese tímido azul del cielo que había asomado horas antes.

21/junio. Durante la noche el humo es menos visible. Los neones ganan la batalla.
21/junio. Durante la noche el humo es menos visible. Los neones ganan la batalla.

Los días siguientes el cielo se irá limpiando muy lentamente y empieza a enseñarme una ciudad magnifica. El 22 de junio el humo empieza a desaparecer despacio, las medidas contra incendio adoptadas por Indonesia parece que surten efecto


Los días siguientes el cielo se irá limpiando muy lentamente y empieza a enseñarme una ciudad magnifica. Hasta ahora únicamente había visto edificios marrones y calles con olor a “chamusquina”, desde el 22 de junio el humo empieza a desaparecer despacio, las medidas contra incendio adoptadas por Indonesia parece que surten efecto y ya en la noche del 22 se puede ver la bahía de Singapur con claridad. No reluciente, pero al menos se ve, y sobre todo... al menos se puede caminar por la calle, cosa harto complicada hasta el momento.

 

Siempre recordaré la impresión que tuve al encontrarme por primera vez a los pies del Marina Bay Sands Singapore la tarde del 22 y como uno puede sentirse tan sumamente pequeño delante de un edificio de semejante magnitud.


Marina Bay Sands Hotel
22/junio. Marina Bay Sands Hotel.


A última hora de la tarde el cielo fue sobrevolado por helicópteros y cazas de combate haciendo piruetas como ensayo para la conmemoración de la fiesta nacional de Singapur, que se celebra todos los años a principios de Agosto.

 

Ese día agoté todas mis tarjetas de memoria.


Helicópteros sobrevolando la ciudad de Singapur
22/junio. Helicópteros sobrevolando la ciudad de Singapur


Y el 23 de junio tuve premio.

He de reconocer que un par de días antes había pensado salir huyendo de la ciudad. Demasiado humo, demasiado peligroso para la salud. Un lugar hostil de donde iba a poder sacar pocas fotografías de calidad debido al humo. Si yo fuera fotoperiodista hubiera sido ideal, porque estaba en el lugar perfecto en el momento adecuado... pero no lo soy y ni tenía los contactos ni sabía como sacarle partido a esa situación. Lo único que si tenía claro era que Singapur era la ciudad más cara en la que había estado y que no podía permitirme permanecer en ella durante muchos días a la espera de que la situación mejorase. Y las previsiones de que eso ocurriese no eran nada halagüeñas sin embargo...



Singapur
23/junio. Edificios de Singapur
23/junio. Marina Bay Sand Hotel
23/junio. Marina Bay Sand Hotel
Singapur
23/junio. Poco tráfico en las calles
The Flower Dome
23/junio. The Flower Dome


El día 23 amaneció con el cielo muy despejado, al menos muy despejado comparándolo con los días anteriores. Hacía calor sí, pero era mi último día en la ciudad y tenía que aprovecharlo, así que me eché a la calle cámara en mano y no regresé al hostel hasta bien entrada la noche, molido, agotado, pegajoso... pero otra vez con las tarjetas de memoria llenas y con la sensación de que la ciudad me estaba premiando por haber sabido esperar el momento. Esa noche fue el ensayo del espectáculo de luces y ratos láser que inundaron toda la bahía con sus colores. Muy espectacular y dicho sea de paso, muy parecido al “Symphony of lights” que cada día a las 8 de la noche puede verse en la ciudad de Hong Kong.

Y ya casi de madrugada, un concurso de grupos de baile en la bahía pusieron el colofón a un gran día. Y por si fuera poco, volviendo al hostel entre lo que quedaba de bruma pude apreciar la superluna llena más grande del año...

 

Espectáculo de luces en la bahía de Singapur
23/junio. Espectáculo de luces en la bahía de Singapur


Por fin, después de unos días bastante horrorosos, Singapur me enseñó su cara más amable.

 

A la mañana siguiente partiría hacia Kuala Lumpur.

 


Consejo viajero


 Singapur es una ciudad cara para alojarse. Si no te importa dormir en dormitorios comunitarios con baño compartido un buen sitio para alojarse es el Riverside Inn. Nombrado como mejor Hostel de Asia en el año 2012.

Reserva con antelación porque siempre está lleno.

Ahh y no dejes de visitar Little India y Little Maly (Malaysia)!!



Te puede interesar


Curso de fotografía en Tenerife
Taller de astrofotografía en Tenerife
Fotografías del sudeste asiático
Viajes fotográficos


Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Juan V (viernes, 20 junio 2014 22:12)

    Espectacular! XD

  • #2

    Sergio Díaz (viernes, 20 junio 2014 23:21)

    Gracias Juan V
    ;-)

  • #3

    Rafael Mesa (domingo, 28 diciembre 2014 18:05)

    Una de las mejores crónicas que he leído de un acontecimiento y de un destino,lo cual demuestra que contar algo no es describirlo sino relatarlo. Enhorabuena!

  • #4

    Sergio Díaz (domingo, 28 diciembre 2014 19:08)

    Muchas gracias por tus palabras, Rafael :)