SaPa es mágica (I)

Me voy de SaPa con una sonrisa en la boca. Con la sensación de haber estado en un lugar muy especial, en otro mundo.


Puesta de sol en Sapa
La población de SaPa, al atardecer.

Por primera vez en este viaje me he sentido explorador, aventurero, descubridor... pero de los de verdad.


He llegado a lugares increíbles, o al menos a mi me lo parecían, y además la climatología acompañaba esa sensación de estar rozando los límites permanentemente. El monzón ya casi está aquí, todos los días ha llovido, alguno incluso me ha pillado a mitad de camino y obligado a pertrecharme bien, ya no por no mojarme yo si no más bien por no mojar la cámara y demás elementos electrónicos que me acompañan a todas partes. Creo que me estoy convirtiendo en un hombre biónico con tanta parafernalia electrónica pegada a mi permanente, pero claro... cuando estás sólo y te metes por lugares inhóspitos cualquier ayuda es buena... bendito GPS, por ejemplo!



Montañas de Sapa
Senderos que se pierden entre las montañas dibujando un paisaje de fantasía...


Alquilar una pequeña moto y perderte por las aldeas de SaPa, es una de las mejores cosas que he podido hacer. Pero mejor voy por partes y os cuento que es SaPa. Ese lugar del que todo el mundo ha oído hablar, algunos han visitado, y pocos han desentrañado.
 


Alquilar una pequeña moto y perderte por las aldeas de SaPa, es una de las mejores cosas que PUEDES HACER EN ESTE LUGAR DEL MUNDO


Alquilar una pequeña moto y perderte por las aldeas de SaPa, es una de las mejores cosas que he podido hacer. Pero mejor voy por partes y os cuento que es SaPa. Ese lugar del que todo el mundo ha oído hablar, algunos han visitado, y pocos han desentrañado.


SaPa es el pueblo capital del distrito del mismo nombre. La población en sí no es excesivamente interesante pues se ha convertido en el campamento base del turismo que recorre la zona, y por tanto se ha llenado de hoteles, restaurantes y pequeñas tiendas para dar servicio a los miles de visitantes que vienen aquí cada año.

Lo interesante de SaPa es el valle y todas las aldeas de minorías étnicas que se encuentran en las laderas de las montañas, montañas cortadas por el río Muong Ha, que hace de eje del valle.

 


Compañera inseparable durante 9 días en SaPa
Compañera inseparable durante 9 días en SaPa

Visitar el valle puede hacerse de tres formas:

 

Primera, en Jeep todoterreno con un guía/conductor, pero verás más bien poco porque sólo hay una carretera medianamente asfaltada que recorre el valle por una de sus laderas a media altura. Esa carretera es el eje de comunicaciones del valle y va desde SaPa pueblo hasta un lugar en el que la carretera se encontraba con tanto barro, piedras, y agua que lo mejor que hice fue darme la vuelta. No se dónde termina... si es que termina.

La segunda opción es hacerlo a pie, y para ello lo mejor es contratar como guía a una de las mujeres de las minorías étnicas que deambulan por SaPa a diario. Todas te van a ofrecer hacer un trekking, todas te van a ofrecer quedarte a dormir en sus casas en las aldeas. Y probablemente esto sea lo mejor que puedas hacer en SaPa, sin duda será una experiencia única, inolvidable y realmente auténtica. No esperes ningún lujo en sus aldeas. No los tienen... llega la luz eléctrica sí, pero no a todas. Si tienes suerte en su casa tendrán un arcón/nevera y habrá bebida fría. En algunas hasta tienen televisión... pero te aseguro que no es lo habitual.

 

Lo más normal es que duermas en una colchoneta en el suelo con una mosquitera y listo, no suele haber camas, y para lavarte... el río. Lo de la nevera es un lujo, doy fe.



Manos H'mong
Manos H'mong

en cada sitio al que llegues van a intentar venderte algo y tendrás que armarte de paciencia... Superado el efecto “buy something” dedícate a disfrutar, estás en un lugar increíble.



Pero como no todo el mundo está dispuesto a pasar penurias nocturnas durmiendo en una cabaña de madera expuesta al frio, al calor, a los insectos, etc... lo que suele hacer la gente es un trekking de un día. La mecánica es la siguiente.. Las aldeanas suben muy temprano a SaPa cargadas con unos cestos a la espalda a modo de mochila, donde llevan fruta, verduras y otros productos agrícolas que venden en el mercado. Si el día ha ido bien y lo venden rápido se quedan dando vueltas por el pueblo “acosando” a los turistas para que les compren cualquier cosa bordada... bolsos, cintas para el pelo, pulseras.. o alguna joya de niquel como pendientes, brazaletes o collares... todo hecho a mano por ellas mismas.  



Niebla en Sapa
Cuando baja la niebla, la naturaleza dibuja extrañas formas... ¿Es un dragón emergiendo de las aguas?


Mientras intentan venderte algo te sondean por si quieres hacer un trekking, y ellas se ofrecen como guías... si las contratas bajarás con ella/s al valle por senderos (en esta época bastante embarrados) hasta llegar a Ta Van, normalmente 3 ó 4 horas de caminata casi siempre en bajada.

Ta Van es la población más grande del valle, el sitio perfecto para descansar, almorzar y comprar alguna cosa. Aquí es dónde decides si quieres seguir con la guía hasta su aldea, o si te vuelves a SaPa.


A la salida de Ta Van siempre hay minibuses esperando a los embarrados turistas para llevarlos de regreso a SaPa... puedes volver caminando, claro, pero todo es cuesta arriba.. y si has tardado 3 horas en llegar y lo has hecho bajando, subir puede ser terrible... mejor elige el bus ;)



Mujeres H'mong en Sapa
Mujeres H´mong haciendo el trekking con una pareja de turistas

 

Lo que acabo de contar es el trekking más común, hay más opciones que permiten recorrer el valle por el camino largo, y vas haciendo noche en diferentes aldeas. Si tienes tiempo y eres aventurero esta opción es la tuya, sin duda. Te saldrás de la ruta más turística y llegarás a aldeas dónde no llega todo el mundo, más auténticas, pero tampoco te dejes engañar... sigues estando en la ruta comercial, en cada sitio al que llegues van a intentar venderte algo. Esto es sí no es malo, es su manera de vivir y tendrás que armarte de paciencia... Superado el efecto “buy something” dedícate a disfrutar, estás en un lugar increíble.

 


Niñas H'mong
Niñas H'mong cazando mariposas

La tercera opción es recorrer el valle en moto. Todo el mundo te dirá que para llegar a las aldeas sólo puedes llegar caminando, sin embargo cuando llegas allí... siempre hay alguna moto. Los H'mong, Dao, y demás etnias del valle serán pobres, pero no son tontos... y a no ser que haya caído una lluvia monzónica exagerada, a la gran mayoría de aldeas se puede llegar en moto. Sólo hace falta ser un poco valiente...


He de reconocer que mi afición por los trekking por caminos de barro es cero, lo del jeep ni me lo planteé, y lo de la moto cada día me está gustando más, así que esa fue la manera en la que durante nueve días me recorrí decenas de aldeas de SaPa. Nueve días de auténtico placer.



Mercado H'mong en Sapa
Mercadillo de productos textiles hechos a mano


El primer día que bajé al valle desde SaPa pueblo, tuve que pagar algo menos de 2 € en una especie de control que hay en la carretera, para poder acceder al valle... fue la única vez que pagué, y es que enseguida me di cuenta del truquillo.

Como decía antes todas las mañanas las mujeres regresan a sus aldeas después de vender sus productos en el mercado, bueno, pues el segundo día una de estás mujeres H'mong me preguntó si la llevaba en moto a su aldea... la llevé, y al pasar el control ni me pararon, claro.. iba con ella.



Mujeres Black H'mong
Mujeres de la etnia Black H'mong se dirigen a su aldea al acabar el dia.


Ahí estuvo la clave... durante nueve días estuve llevando aldeanas a sus casas, no pagaba la entrada al valle, me regalaban pulseras y otros artículos hechos a mano por ellas mismas como agradecimiento a haberles quitado 3 ó 4 horas de caminata... me invitaban a comer en su casa, me presentaban a su familia... en fin, nos hacíamos amigos, y de esta manera he conocido un buen puñado de aldeas y un buen puñado de gente que será difícil de olvidar.




te puede interesar


Aclaraciones sobre Myanmar
Viaje a la Myanmar profunda. Hakha I
Myanmar, un mundo paralelo. Hakha II
Se tuercen los planes. Hakha III


Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    José R Noda (jueves, 27 junio 2013 08:47)

    Que pasa Sergio? Cómo estas amigo? He tenido poco tiempo pero entre anoche y hoy me he visto el resto de tu blog que me quedaba. Pedazo de fotos chaval. Enhorabuena. Un abrazo.

  • #2

    Sergio Díaz (jueves, 27 junio 2013 16:51)

    Gracias Noda!!
    En mi galería he colgado un enlace a un sitio web específico con nuevas fotos y bastante actualizado.
    Espero que te gusten...
    Un abrazo fuerte.

  • #3

    Cristina Pavón (domingo, 29 mayo 2016 22:33)

    Hola Sergio, primero que todo felicitarte por tu blog y sobre todo por tus fotos que como aficionada a la fotografía que soy me parecen estupendas.
    He llegado hasta tu blog buscando información sobre Sapa,veo que todo el mundo esta dos dias y se va, mi idea inicial es estar 4 o 5 dias.Combinar trekking más moto y ver los alrrededores.Dices que has estado 9 dias y seguro que se podría estar mucho más en un lugar así, pero crees que con esos dias serían suficientes?
    Iremos en agosto así que imagino que seguirán las lluvias....
    Me ha parecido una información muy util

  • #4

    Sergio Díaz (lunes, 30 mayo 2016 03:40)

    Hola Cristina, gracias por tu comentario.
    4 ó 5 días en Sapa te van a dar una muy buena idea de como es aquello y como vive su gente. Quizás 2 días sean demasiado pocos... a mi Sapa me encantó, y me hubiera quedado mucho más tiempo. Estoy seguro que te gustará.
    Buen viaje!

  • #5

    Marta Moreno (sábado, 15 octubre 2016 11:12)

    Me ha gustado mucho la información sobre visitar Sapa. Me parece de mucha ayuda tu experiencia. Gracias por compartirla
    Marta