Luang Prabang tiene trampa.

Hay lugares por los que viajo que no me provocan el más mínimo entusiasmo, por eso me cuesta más escribir algo sobre ellos, pero que esto me ocurra con la (teóricamente) ciudad más bonita del sudeste asiático es algo que no me esperaba.


Ceremonia del "Binthabat"...
Ceremonia del "Binthabat"...
...también conocida como "Morning alms"
...también conocida como "Morning alms"


Hasta hace unos días no había conocido a nadie, ni había leído en ningún sitio una sola crítica a Luang Prabang, la antigua capital de Laos. Sin embargo después de haberla visitado me he encontrado ya a varios viajeros que me han dicho que no les ha gustado, o que ni siquiera la han visitado porque sospechan lo que hay...

Y bueno, para ser sinceros, es una ciudad bonita, patrimonio de la humanidad, encerrada entre los ríos Mekong y Nam Khane, con más de 50 templos budista, capital religiosa, cultural y turística del país...



Puente de bambú para cruzar el río Nam Khane.
Puente de bambú para cruzar el río Nam Khane.


Eh? Un momento... he dicho turística?...

 

Claro!, entonces va a ser eso!!!...

 

Demasiado turística para mi gusto, tanto que parece que ha perdido su alma laosiana, tanto que a veces te cuesta encontrar una cara que no tenga rasgos occidentales... claro!... pues si que va a ser eso eh!... es decir, que me vengo desde 12.000 km de distancia para descubrir el sudeste asiático, y lo que descubro son a mochileros veinteañeros rubiales bebiendo cerveza y cantando por las noches hasta altas horas, parejas de franceses y alemanes al borde de la jubilación deambulando de la moderna cafetería al viejo templo y viceversa, y a australianos provincianos con dinero que se mueren por una hamburguesa y que se irán de Laos sin probar ni un sólo día el sabroso Laab y sin haber aprendido siquiera a decir gracias en el idioma autóctono, porque de hecho ni siquiera saben decirlo en el suyo propio, todo sea dicho...



Al final de la tarde se llama a la oración en todos los templos.
Al final de la tarde se llama a la oración en todos los templos.


No, definitivamente esto no es lo que yo quiero ver de Laos, así que visita rápida a las cuatro cosas de mayor interés y a correr, que aun me queda mucho por ver en este país. Les dejo Luang Prabang a los mochileros, europeos, y australianos que yo me siento mucho más a gusto en una aldea con los laosianos.


Eso sí, es una ciudad un rato bonita... pero para mi lo más bonito no estaba en la propia ciudad, si no en las afueras, a unos 30 km. Y es que cuando vi las cascadas de Kouang Si se me iluminó la cara.... Lo digo sin tapujos, pero creo que es uno de los lugares más bonitos en los que he estado nunca.

 


Cascadas de Kouang Si
Cascadas de Kouang Si


El primer día que fui no estaba preparado, llegué a una hora en que estaba llena de turistas bañándose y haciendo el “falete” saltando desde un tronco al agua, no llevaba ni trípode, ni filtro ND ni nada.... pero me quedé con la copla de como era el lugar y las posibilidades fotográficas que tenía, así que al día siguiente volví a alquilar la moto y me planté allí a las 8 de la mañana. El primero. Congelado como un cubito de hielo eso sí, porque vale... estoy en Laos, pero aquí a las 7 de la mañana conduciendo una moto entre montañas, hace un frio de coj.....!!!


El caso es que llegué cinco minutos antes de que abrieran el recinto, porque claro... entrar a ver las cascadas hay que pagarlo, exactamente 20.000 kips (2 €), y me dio tiempo a tomarme un Ovaltine (similar al ColaCao) calentito que de verdad que me recompuso el cuerpo



Cascadas de Kouang Si
Cascadas de Kouang Si


Una vez pasado el doloroso trámite de pagar el ticket, que por cierto.. ni me lo dieron porque el chico que tenía los tickets ni siquiera había llegado a trabajar, entré al recinto. Estaba sólo, absolutamente sólo, y así de sólo estuve durante una hora y media, haciendo fotos a las cascadas únicamente acompañado por las mariposas que a cientos revolotean a la orilla del río.... quiero decir que esa hora y media han sido y estoy seguro que serán uno de los grandes momentos que voy a tener en este viaje.



Cascadas de Kouang Si
Cascadas de Kouang Si


A la hora y media, es decir, las 09:30h. Empezaron a llegar los primeros turistas, que por supuesto eran chinos, y así poco a poco el goteo de guiris se intensificaba hasta que a las 11:00 de la mañana hacer fotos ya se había convertido en algo poco menos que imposible, momento que aproveché para tomar un bocadillo y un refresco y descansar un poco, pues 3 horas haciendo fotos a piñón, subiendo y bajando por la ribera del río, buscando el encuadre, etc, etc... por mucha pasión que le pongas, cansa un poco! Así que a eso de las 12:00h. Estaba saliendo del parque con la sensación del deber cumplido, había revisado algunas fotos en la cámara y los resultados parecían buenos. Estaba contento.



Cascadas de Kouang Si
Cascadas de Kouang Si


Y más contento me puse cuando a mitad de camino hacia Luang Prabang, paro la moto para hacer una foto a unos arrozales, y desde la terraza de una casa un chaval se asoma, luego otro, luego dos más, hasta que descubro que no menos de diez veinteañeros laosianos están mirándome, les saludo con el popular “Sabaidee”... ellos contestan y me invitan a subir para hacer la misma foto pero desde lo alto de la casa.


Así que estuve como una hora en lo que luego me enteré que era una especie de colegio interno, y del que ellos eran los alumnos, que estaban celebrando que habían terminado el trimestre y que se iban a pasar unos días a sus casas. Que majetes!.. igualitos que los mochileros rubiales borrachos!... en fin...



Cientos de mariposas revoloteaban a mi alrededor
Cientos de mariposas revoloteaban a mi alrededor


En el mundillo de los mochileros me van a crucificar, lo se, y en el mundillo de los viajeros que adoran hasta la saciedad a Luang Prabang, que son legión, también, pero sería poco honesto por mi parte decir que es un lugar maravilloso cuando a mi me ha parecido la meca del turismo de Laos, así que lo siento pero no me ha gustado mucho, es más, es una ciudad que me da hasta mal rollo...



Cascadas de Kouang Si. No te cansas de verlas...
Cascadas de Kouang Si. No te cansas de verlas...


En cualquier caso, si viajas a Laos, Luang Prabang es un lugar que hay que visitar, (y sobre todo las cascadas de Kouang Si) probablemente te encante, como a casi todos, pero mi recomendación es que no pierdas muchos días en ella y dediques tu tiempo a ver lugares más auténticos. Que Laos los tiene, y muchos!!



Consejo viajero


Las opciones de moverte por Laos en bus de más barato a más caro, son estas:

 

Local Bus: Autobús local que para en todos los pueblos, asiento incómodo, a veces duro. Tener una avería a mitad de camino es casi algo común. No tienen aire acondicionado pero lleva las ventanas abiertas lo que facilita la expulsión de los vómitos, algo bastante común por culpa de las retorcidas carreteras laosianas, pues incluso al subir al bus te dan una bolsita de plástico por si la necesitas. Lo utilizan los laosianos y los mochileros más curtidos.


VIP Bus: Típico autocar occidental con aire acondicionado y asiento blando. Ventanas cerradas. Suelen llevar siempre música laosiana con un volumen alto, que para un ratito está bien, pero para trayectos de más de ocho horas es indispensable llevar unos auriculares con tu propia música, o puedes llegar a tu destino majara perdido. Paran cada 3 horas aproximadamente para que puedas estirar las piernas e ir al baño.

Minivan: Minibus o furgoneta normalmente de 9 plazas en donde suelen entrar entre 18 y 25 personas con maletas incluidas. La opción del Minivan te la venden como la más cómoda pero no te dejes engañar, no lo es. Probablemente lo fuera si respetasen el número de plazas del vehículo, pero jamás, lo hacen. Llenan la furgoneta hasta límites insospechados. Siempre! Es una buena manera de entablar relaciones “intimas” con otros turistas. Reza por que tus acompañantes se hayan duchado ese día.

Slepeer Bus: Autocar con literas, a veces son individuales y veces son dobles. Si viajas acompañado no hay problema, siempre vas a dormir con tu acompañante. Si viajas sólo y algún otro extranjero viaja sólo os van a poner juntos. Nunca mezclan sexos, es decir, hombre duerme con hombre y mujer con mujer. Siempre los extranjeros juntos a no ser que el bus vaya a tope que entonces lo cuadran como pueden.
Las literas dobles son ridículamente pequeñas para dos personas, así que el contacto físico es inevitable, por eso no mezclan a hombres con mujeres.
Normalmente no puedes saber si el slepeer bus es de litera individual o litera doble hasta unas horas antes de la partida, que casi nunca coincide con el momento de comprar el billete. Es decir, que lo compras “a ciegas”.

Mi experiencia me dice que lo mejor es moverse en navegando por los ríos...



TE PUEDE INTERESAR


Aclaraciones sobre Myanmar
Myanmar, un mundo paralelo. Hakha II
Viaje a la Myanmar profunda. Hakha I
Se tuercen los planes. Hakha III


Escribir comentario

Comentarios: 10
  • #1

    Ricardo (domingo, 31 marzo 2013 18:38)

    Te has hecho de rogar, desde la última entrada de boog. Como siempre, fue entretenido e interesante leerte.
    Saludos.

  • #2

    Sergio Díaz (domingo, 31 marzo 2013 18:58)

    Gracias Ricardo, primero me faltaba motivación, después me faltó conexión a internet... estuve aislado en la jungla, sin internet y con sólo tres horas al día de electricidad!!
    Lo bueno es que tengo ya otra entrada "tostandose" ;)
    Saludos!

  • #3

    kepa (viernes, 05 abril 2013 17:47)

    Jaja,jode me quedo más tranquilo,hay más gente que piensa lo mismo que yo....

  • #4

    JRNODA (domingo, 07 abril 2013 17:50)

    Amigo, esto sí que me ha gustado.

    Para mi,lo más bello que has fotografiado. Ya sabes que lo mío es el agua y la verdad es que es impresionante.

    Siempre entro el blog y te leo. Cuando no te respondo es que no tengo tiempo o simplemente es que no me ha llamado mucho la atención el desarrollo, lo cual no quiere decir que no sea internet ante, sino que a mi no me mola mucho. Ja, ja, ja, como siempre recibe un abrazo desde TFE.

  • #5

    Sergio Díaz (lunes, 08 abril 2013 13:23)

    Kepa, me alegra saber que no estamos solos... jejeje

  • #6

    Sergio Díaz (lunes, 08 abril 2013 13:24)

    JRNODA, muchas gracias por leerme... estaba seguro que estas fotos de agua te gustarían. Tengo muchas más de este lugar... lo que no tengo es tiempo para procesarlas!
    Un abrazo!

  • #7

    Juan (lunes, 30 enero 2017 23:34)

    Respeto todas las opiniones y puntos de vista, pero siempre me han parecido curiosos esos comentarios del 'turista que no quiere ser turista', del que viaja a lugares bonitos pero espera ser el único que lo haga, y no encontrar a otras personas que piensan y buscan lo mismo. Yo también huyo de las multitudes de 'guiris', pero soy coherente, y así como yo no quiero verlos, quizá tampoco quieran verme ellos a mí... Si voy a lugares interesantes sé que no seré el único con rasgos occidentales.
    Por lo demás, me ha parecido interesante el resto de información ofrecida.

  • #8

    Sergio Díaz (martes, 31 enero 2017 00:03)

    Y tienes toda la razón Juan, ir a lugares que sabes que van a estar llenos de turistas y esperar estar solo es una utopía, porque si a ti te parecen interesantes como para ir allí es muy probable que a mucha otra gente también se lo parezcan y quieran visitarlos...
    Lo que me ocurrió a mi en Luang Prabang es que no me lo esperaba, iba con una idea preconcebida y había recorrido ya bastante el país sin ver a demasiados extranjeros, que cuando llegué allí y los vi a todos de golpe me decepcionó un poco.
    Ahora, sabiéndolo ya no volvería, sin embargo animo a cualquiera que tenga interés en conocer la ciudad a que lo haga. Que para mi haya sido una pequeña decepción no quiere decir que lo sea para los demás.
    Gracias por leer mi blog.
    Saludos.

  • #9

    Ariadna (domingo, 12 febrero 2017 14:14)

    Qué de acuerdo estoy contigo... De lo que menos me gustó de Laos, hay tantas otros rincones naturales por conocer y sin tanto turismo... Me recordó mucho a Ubud en Bali, no sé si habrás estado... Sí, ambos son bonitos y la típica arquitectura de cada uno les da un toque único a ambos lugares pero sin que te des cuenta únicamente te meten tiendecitas a modo artesanal o puestos souvenirs y otras manualidades que para mucha gente es lo que tiene encanto y para mí... mucho menos que comer con una familia laosiana que vive en medio de kilométricos arrozales y nada más! Jaja para gustos colores por eso, felicidades por las fotos, son geniales :D

  • #10

    Sergio Díaz (domingo, 12 febrero 2017 14:35)

    Me alegro mucho Ariadna que estemos de acuerdo y comparto contigo la preferencia de comer con una familia laosiana antes que visitar puestos de souvenirs...
    No he estado en Bali, y no se si iré algún día, porque sinceramente pienso que Indonesia tiene otros muchos lugares que me aportarían más.
    Gracias por leer el blog.