Ratanakiri, la provincia de las tierras rojas.

La provincia de Ratanakiri, al noreste de Camboya, es uno de los lugares más bonitos, más auténticos y dónde menos turistas se pueden encontrar en este país. De hecho el extranjero que llega hasta aquí es más el viajero con ganas de aventura que el típico turista que viene a visitar los templos de Camboya. 


Elefantes en Ratanakiri
Elefantes en Ratanakiri

Y ¿porque? Bien, pues porque Ratanakiri está bastante alejado de los puntos de más interés turístico como son los templos de Angkor, Phnom Pehn o Sihanoukville. En cualquier caso, venir a Camboya desde Europa y no visitar Ratanakiri a mi juicio es un grave error, pues es una provincia que por si sola tiene lugares de interés más que suficientes para motivar la visita. 

También es cierto que hasta hace muy poco llegar a Ratanakiri no era cosa fácil, porque hasta el año 2011 ni siquiera existía una carretera asfaltada. Las comunicaciones terrestres con Stung Treng se hacían por pistas de tierra roja. Aun a día de hoy el resto de carreteras que llegan a Banlung, capital de Ratanakiri, siguen siendo pistas de tierra que en temporada seca son auténticas polvaredas que van tiñendo todo de rojo a su alrededor, y en temporada de lluvia se convierten en verdaderos barrizales impracticables. Sin embargo, y aunque parezca un inconveniente, transitar por estas carreteras de tierra tiene un encanto especial, pues el traslado de un punto a otro se convierte en una aventura en si mismo.



A muy pocos kilómetros de Banlung se encuentran tres cascadas que llevan agua durante todo el año. En temporada de lluvia su caudal se multiplica, pero aun en temporada seca SON bastante espectacularES


Los lugares de mayor interés son las cascadas y el lago. A muy pocos kilómetros de Banlung se encuentran tres cascadas que llevan agua durante todo el año. En temporada de lluvia su caudal se multiplica, pero aun en temporada seca es bastante espectacular. Una de ellas, la de Cha Ung tiene una caída de más de 20 m. y se puede recorrer por el interior. En la de Katieng puedes dar un paseo en elefante por una zona de bosque tropical, además de disfrutar de la propia cascada, bastante bonita pues tiene una cueva debajo. La tercera es la cascada de Kachanh, con una pasarela colgante que cruza el río, es menos espectacular que las otras dos pero dispone de una agradable zona de baño en la parte superior, justo antes de la caída del agua. 



Cascada de Katieng
Cascada de Katieng
Cascada de Cha Ung
Cascada de Cha Ung

Elefantes cerca de la cascada de Katieng
Elefantes cerca de la cascada de Katieng

Pero si hay un lugar de visita imprescindible es el lago Yeak Loam, a 11 km. de Banlung, es un lago circular, pues está en un cráter creado por un meteorito de dimensiones bastante grandes (otros dicen que es un volcán cosa que me extraña enormemente). Tiene una profundidad de más de 40 m. en su parte más profunda y está perfectamente adaptado como zona de baño pues dispone de varias plataformas que lo facilitan. Los camboyanos en general, no saben nadar, así que para el baño se exige chaleco salvavidas, que se pueden alquilar allí mismo. La prohibición de bañarse sin chaleco no afecta a los turistas, bueno, en realidad no afecta a nadie pues nadie te va a multar si te bañas sin él. Una de las cosas más bonitas que se pueden hacer en el lago, aparte de darse un refrescante baño, es seguir un sendero que sale de la zona por la que se llega al lago, y que recorre este por todo su perímetro, es un paseo de aproximadamente hora por un camino llano que atraviesa toda la vegetación tropical que rodea al lago. Muy bonito y muy recomendable.


Yeak Loam Lake
El precioso lago Yeak Loam

Si eres valiente, puedes visitar también una cascada a 40 km. al sur de Banlung, que se encuentra cerca de unas antiguas minas ahora cerradas. No recuerdo el nombre de la cascada, pero la gente la conoce como la Seven Steps Waterfall, la cascada de los siete pasos, y es que tiene siete desniveles. El primero es el más grande y el más espectacular porque es un salto recto que cubre todo el ancho del rio, no es muy alto, unos dos o tres metros, pero su longitud hace que sea bastante llamativo. Lo de ser valiente lo digo porque recorrer esos 80 km. en moto, es garantizarte que al llegar al hotel vas a tener arena roja hasta en los lugares más recónditos de tu cuerpo. 



No tienen acceso a la sanidad, no tienen acceso al agua, no tienen electricidad, pocos conocen cosas como el hielo. Algo tan simple para un niño como la manera de comerse un chupa-chups puede llegar a ser un problema.


Una de las cosas que más me ha gustado, y que creo que realmente merece la pena, es una excursión de un día para ver los poblados de minorías étnicas que viven al norte del río Sésamo. En Banlung puedes contratar estas excursiones en cualquier hotel o guesthouse, pero si ya estás más o menos curtido en estas lides puedes hacerla por tu cuenta y ahorrarte casi la mitad de lo que suelen pedir. A mi me pidieron 40$ y al final la hice por mi cuenta por 18$.

 

La excursión consiste en ir hasta Voen Sai, a 40 km. Al norte de Banlung y una vez allí coger una canoa y navegar durante una hora más o menos remontando el río Sésamo hasta llegar a una aldea Kachang (según el guía eran Kachang, aunque tengo sospechas más que fundadas para pensar que eran Tompuong).

En ella viven entre 400 y 500 personas con costumbres, ritos y forma de vida muy distinta a los camboyanos. Tienen creencias animistas, y queda perfectamente reflejado en su curioso cementerio, pues erigen unos tótems que representan al difunto (o a los difuntos, porque las familias comparten tumbas) que adornan con objetos cotidianos del fallecido. Se pueden ver por ejemplo, tótems con gafas de sol o teléfonos móviles, para que desde el más allá puedan comunicarse. También hay alguno que tiene un rudimentario avión por si su alma desea viajar a algún lado...


Totem funerario con teléfono móvil y gafas de sol
Totem funerario con teléfono móvil y gafas de sol
Cualquier cosa es un juguete para los niños Kachang
Cualquier cosa es un juguete para los niños Kachang

Bien, dicho esto pensaréis que menuda minoría étnica más "aislada" y más poco auténtica... pues no os equivoquéis, están aislados, conocen los aviones porque los ven volar, tienen telefonía móvil porque alguna avispada compañía de telecomunicaciones se ha encargado de poner una antena en la aldea, y no sólo en esa aldea sino en muchas otras. Cuando miras desde algún punto alto hacia esta zona de casi selva puedes identificar dónde están las aldeas porque por encima de los árboles sobresalen las antenas de telefonía... y para de contar.

 

No tienen acceso a la sanidad, no tienen acceso al agua, no tienen electricidad (sólo de baterías de camión), pocos conocen cosas como el hielo. Algo tan simple para un niño como la manera de comerse un chupa-chups puede llegar a ser un problema (verídico).

 

El indice de mortalidad entre ellos es alto pues desconocen la medicina moderna y aunque sí tienen acceso a medicamentos sencillos como paracetamol y cosas similares, cuando hay un caso un poco más grave o se lo curan con sus medicamentos naturales o no hay nada que hacer.

 

La sanidad pública en Camboya es inexistente (más o menos como será en España dentro de poco...) y la privada es inalcanzable para ellos (más o menos como lo será para la mayoría de los españoles dentro de poco), pero no sólo por lo que cuesta, si no por donde están! Recordar... una hora en canoa, y 40 km. de pista de tierra para llegar a Banlung cuyo “hospital” (por llamarlo de alguna manera) compite en dejadez y falta de medios con los de la Ruanda profunda... por decir algo.


Guindillas secandose al sol, en algún lugar al norte del río Sésamo.
Guindillas secandose al sol, en algún lugar al norte del río Sésamo.

¿Alternativas de atención sanitaria? (y esta información la pongo para que cualquiera que se quiera acercar por aquí sepa a lo que atenerse), en Stung Treng ni idea, sólo estuve unas horas y no lo conozco apenas, pero por el tamaño de la ciudad me temo que como alternativa sanitaria tiene cero.

 

Del hospital de Kratié me han hablado que es mejor quedarse en la puerta que pasar dentro. Es decir nos iríamos a más de 600 km. que se encuentra Phnom Penh, 600 km. que por carreteras camboyanas es un mínimo de 12 horas o más... y luego nos quejamos en España cuando para atender una emergencia una ambulancia tarda más de siete minutos, en fin...

 

¿Y por el norte? Por el norte la inmensa jungla, la de verdad, el parque nacional de Vicharay, que llega hasta Laos y que continúa más allá, prácticamente inexplorado, se cree que no hay ninguna comunidad humana asentada en él, lo que si se sabe es que hay tigres y elefantes en libertad, así como otra serie de animalitos encantadores más pequeños pero muy venenosos, como arañas, serpientes, y cosas parecidas de esas que tanto le gustan a Frank de la Jungla, pero que yo y probablemente los Kachang odiamos.

 

Definitivamente sí, esta gente vive aislada...


Recogiendo agua del río para consumo
Recogiendo agua del río para consumo

Ellos si saben que el agua del rio no la pueden beber directamente y hacen agujeros en la orilla para que sea la propia tierra la que filtre el agua, yo no la bebí porque llevaba agua embotellada, pero os aseguro que el agua de esos agujeros al menos era cristalina, mucho más que la baja por el río, y eso que en estas fechas es cuando menos marrón viene pues hace tiempo que no llueve.

 

Para finalizar con el asunto de las minorías étnicas, deciros que en noviembre de 2012 se ha aprobado un plan para construir en menos de cinco años una presa en el río. Las cifras oficiales estiman que se verán obligados a desplazar a unas 50.000 personas que viven en las orillas del rio, entre ellos los Kachang, algunas ONG elevan esta cifra a más de 120.000 personas. Se estima que serán inundadas entre 400 y 500 aldeas que desaparecerán bajo las aguas. No voy a entrar a valorar este tipo de actuaciones gubernamentales ahora, porque quiero hacerlo en este mismo blog desde una entrada independiente dentro de unos días, sólo decir que el momento de visitar estos lugares es ahora o nunca, porque en breve dejarán de existir.



(El siguiente GIF se añadió a esta entrada en abril de 2017. La última imagen del satélite es de diciembre de 2016 y se puede ver claramente como avanzan las obras de la presa del Bajo Sesan)

En Banlung no encontraréis restaurantes con menú occidental, ni tiendas de souvenirs, ni supermercados para turistas, de hecho, por no haber, ni siquiera encontré sellos de Correos, ¡ni en la mismísima oficina postal!


 

Cambiando de tercio... Si leéis por internet cosas de Banlung, la mayoría de la gente dirá que no tiene nada, que es una ciudad aburrida y con poco que ofrecer. Es cierto, no tiene nada..... nada de lo que los turistas suelen buscar.

 

En Banlung no encontraréis restaurantes con menú occidental, ni tiendas de souvenirs, ni supermercados para turistas, de hecho, por no haber, ni siquiera encontré sellos de Correos.... ni en la mismísima oficina postal!!... no hay nada de esto, pero sin embargo a esta ciudad no le falta de nada (si hubiera sabido hablar khmer seguro que encuentro los sellos...) Lo único que pasa es que te obliga sí o sí a adaptarte al más puro estilo de vida de provincia camboyana, y eso amigos, para muchos puede ser un problema, pues renunciar a determinadas cosas del mundo occidental se puede llegar a hacerse muy duro.

 


Puesto de comida en Banlung
Puesto de comida en Banlung
Un poco más cerca... y la carne estaba riquísima!
Un poco más cerca... y la carne estaba riquísima!


Mi visado estaba a punto de expirar así que me he dejado cosas por ver en Ratanakiri y eso que estuve ocho días!... muy cerca de Banlung hay una pagoda, y cerca de ella un buda tumbado. Otra cosa que suele llamar mucho la atención son las minas de gemas, su extracción es manual y se hace por medio de agujeros muy profundos que se practican en el suelo, por los cuales se introducen los mineros a sacar las piedras preciosas con sus propias manos.

 

Tampoco os he hablado de las plantaciones de caucho, que esas si las he visto y la verdad... dan miedo. Este es otro tema del que hablaré más adelante, en fin, que Ratanakiri tiene mucho para ver, y que merece la pena darse la paliza de llegar hasta aquí, porque no decepciona en absoluto. Al menos a mi me ha encantado.  



Plantaciones de caucho en Ratanakiri
Plantaciones de caucho en Ratanakiri
Trabajadores de la planta de procesado de caucho, a la hora del bocata.
Trabajadores de la planta de procesado de caucho, a la hora del bocata.

Consejo viajero


Cuando escribo estas líneas en febrero de 2013, en la ciudad de Banlung sólo existen ocho Tuk Tuks, y de esos ocho, sólo dos conductores saben inglés. Esto no debería ser un problema porque Banlung y alrededores es el lugar perfecto para recorrerlo en moto, pero si vas en pareja o grupo de tres o cuatro, o simplemente necesitas trasladar maletas, o no quieres conducir moto porque te da miedo o no sabes... la solución del Tuk Tuk es la más económica. Uno de estos dos conductores que hablan inglés se llama Puthea y su número de móvil es 097 481 4444, si tenéis necesidad acudid a él, en contra de lo que dice su nombre es muy buena gente y a mi me sacó de un apuro aparte de darme muchísima información del lugar.  


Consejo viajero


Si alquiláis moto pedir un casco cerrado y con visera, os protegerá mucho más que uno abierto de la cantidad de tierra roja que levantan los coches y motos que circulan por las pistas. Aun así no olvidéis de poneros mascarilla y gorra. La mascarilla porque aun con ese casco el polvo va a llegarte a las vías respiratorias y la gorra porque como dijo un amigo: “Esos cascos tienen vida interior propia”.



TE PUEDE INTERESAR


Fotografías del sudeste asiático
Taller de astrofotografía en Tenerife
Viajes fotográficos
Fotografías del sudeste asiático


Escribir comentario

Comentarios: 9
  • #1

    José R. Noda (sábado, 02 marzo 2013 09:10)

    Alucinante amigo. La verdad de como cuentas las cosas de esos países a uno le hace pensar en que las comodidades y el día a día que tenemos no lo valoramos.

    En cuenta a las fotos, sabes cuales son mis preferidas. Me encanta la foto del lago con el tronco sumergido, pero curiosamente me ha gustado mucho la de las pimientas.

    Sigue tu aventura y que la felicidad vaya contigo.

    Un abrazo.

  • #2

    Grumpy (viernes, 08 marzo 2013 14:22)

    Me encanta poder vivir esas sensaciones a través de tus escritos ;)
    y las guidillas...fotos fantásticas.
    Besos.

  • #3

    Úrsula i Marc (viernes, 08 agosto 2014 13:05)

    Hola, acabamos de leer esta entrada y acabamos de descubrirte! Gracias, me ha encantado leerte, nosotros hemos salido de Ban Lung hace escasos días y con ganas de volver aquí y a Mondulkiri. Hemos venido en época de lluvias y nos hemos quedado con las ganas de disfrutar del lugar! Saludos!

  • #4

    Sergio Díaz (viernes, 08 agosto 2014 21:52)

    Hola Úrsula y Marc... imagino que Ban Lun en temporada de lluvia tiene que ser complicado para moverse por las pistas de tierra. Si tenéis oportunidad de visitarlo en temporada seca hacerlo porque merece la pena. Aunque imagino que ahora los ríos deben llevar mucha agua y las cascadas deben estar preciosas...
    Que buenos recuerdos tengo de Ratanakiri!
    Gracias por leerme ;)

  • #5

    ana (viernes, 26 diciembre 2014)

    Hola, somos una pareja ahora mismo estamos en la guest house de siem reap mirando que nos depara nuestros siguiente destino, Ratanakiri, toda tu informacion nos viene genial, ya estamos ansiosos de llegar! Ha sido una suerte encontrar tu blog ya que no hay mucho escrito sobre esta parte de camboya ( eso es buena señal, menos turistas) no se si podrás responderme a tiempo pero tengo un par de preguntas, visitaste alguna provincia mas del este?? El alojamiento en esta zona es barato? Muchas gracias!!!

  • #6

    Sergio Díaz (viernes, 26 diciembre 2014 12:24)

    Hola Ana, en el este sólo estuve en Ratanakiri, aunque Mondulkiri dicen que también es precioso y merece la pena verlo, el problema es que para ir de Ratanakiri a Mondulkiri no hay ninguna carretera decente, tendríais que ir en moto o todo terreno y con guía porque atraviesas zonas de jungla poco recomendable para ir por vuestra cuenta.... al menos esta es la información que tengo yo.
    Para ir a Mondulkiri desde Ratanakiri tenéis que volver hasta Kratie.
    El alojamiento en Banlung es barato, hay bastantes hoteles más o menos decentes en la zona del lago, pero necesitareis transporte para ir al centro de la ciudad... porque hacerlo caminando una o dos veces está bien, pero si vas y vienes a menudo es un pateito....
    En el centro también tenéis guesthouses baratas, no esperéis grandes cosas pero por 10$ podéis alojaros sin problema.
    Suerte, y disfrutar mucho!!

  • #7

    Idoia Sanz Alzueta (sábado, 09 abril 2016 04:19)

    Muchísimas gracias por toda la información q facilitas. Llegué ayer a Banlung, y aunq las cosas han cambiado bastante, aún no deben haber construido la presa de la q hablas (o eso creo)
    Mañana lo comprobaré.
    Solo espero q la carretera a Sean Monoron sea otra de las cosas q hayan cambiado.

  • #8

    Inés (miércoles, 01 marzo 2017 09:39)

    Gran reportaje, Sergio.
    Hoy mismo me he comprado el ticket de bus a Ratanakiri desde Siem Reap, donde estoy viviendo.
    Por lo que cuentas, me va a gustar aunque ahora cuatro años después seguro que hay alguna tiendas de souvenirs y demás. De todos modos no estoy conociendo a nadie que vaya para allá, así que sigue siendo bastante desconocido. Para la mayoría Camboya es Siem Reap, Phnom Penh, Battanbang, Sihanoukville y Ko Rong, eso siendo generosos.
    Bueno, tendré cuidado de no romperme nada por lo que cuentas ;)
    Un saludo!

  • #9

    Pilar (sábado, 04 marzo 2017 04:39)

    A Ratanakiri me voy! Estoy en el sir de Laos y en dos dies cruzo a Camboya. Buscaba info de esta zona y hay bien poca...graciad por tu ayuda!