Días previos

Un día. Un día es lo que me queda en esta isla.


Han sido 18 años justitos lo que he vivido en Tenerife, toda una vida... Se me hace dificil separarme de ella, aunque sea de manera temporal, aunque sepa que volveré.


Cada vez que viajo, añoro mi isla, dos o tres días alejado son más que suficientes para echarla de menos. No puedo vivir sin ver el mar, lo tengo comprobado, pero Tenerife no es sólo mar, es mucho más que eso, un paraiso en la tierra que poco a poco se va deteriorando por el afán desbordado de la industria del ladrillo, de las multinacionales hoteleras, de politicos que miran antes su bolsillo que el futuro de las generaciones que llegarán y de mucho inepto con poder...
Que pena.


Pese a todo la añoro siempre, y esta vez no va a ser distinto, al contrario, separarme de la gente a la que quiero intensificará esa añoranza, estoy absolutamente seguro de ello.

Hay nervios, aun me queda casi un mes en Madrid antes de salir hacia un mundo nuevo y desconocido, pero hay nervios, y hay emociones a flor de piel. 



Escribir comentario

Comentarios: 0